Reducir el tamaño de las fotos para su uso en la web

En primer lugar hay que recortar la imagen para eliminar partes innecesarias. Después, podemos cambiar las dimensiones en píxeles para generar una imagen más pequeña.

Cualquier software de edición de fotos tiene un comando para cambiar las dimensiones en píxeles de una imagen. Lo podemos buscar en “Tamaño de imagen”, “Cambiar el tamaño,” o “Volver a muestrear.” Cuando se utiliza este comando se presenta con un cuadro de diálogo para introducir los píxeles exactos que deseamos utilizar.

Nunca, cambiaremos el tamaño o sobrescribiremos en el archivo original.
Después de cambiar el tamaño de la imagen, nos aseguráremos de hacer un Guardar como para no sobrescribir el archivo original y lo guardaremos como un archivo JPEG.

Al elegir el nivel de compresión, mantendremos la calidad en la gama media alta.
Trataremos de no sobrepasar los 100 KB por página Web en total de imágenes.

Esto puede sonar como un proceso que consume tiempo, especialmente si tenemos un montón de fotos para compartir, pero afortunadamente la mayoría de softwares actuales permiten comprimir un lote de fotos rápidamente. Algunos programas  incluso pueden cambiar el tamaño, comprimir, y generar galerías completas de fotos para su publicación en la Web. Y hay herramientas especializadas para ambas tareas – muchos de ellos de software libre.

Dejar un comentario

*