Desarrollo de aplicaciones web

El desarrollo de una aplicación web se puede dividir en las siguientes etapas:

  • Estudio de necesidades: Se estudian y especifican las necesidades que el desarrollo debe solucionar o dar soporte. Objetivos: Se evalúan los objetivos que el desarrollo debe cumplir para cubrir las necesidades expuestas en la etapa anterior.
  • Análisis: Se establecen las fases en las que se va ha llevar a cabo el desarrollo y como va ha ser ejecutado. Este punto es muy importante ya que de este punto depende el resto del desarrollo.
  • Diseño: Se realizan varias propuestas de diseño para cumplir los objetivos y expectativas visuales.
  • Desarrollo: En esta etapa se programa la aplicación web.
  • Formación: Como toda aplicación, una aplicación web también dispone de una curva de aprendizaje. Usar la interfaz de gestión, publicar contenidos, gestión de datos…
  • Promoción: Una vez finalizado el proceso de desarrollo se establece un periodo de promoción del sitio web en los motores de búsqueda habituales.
  • Mantenimiento: Cómo el resto de aplicaciones informáticas, estás, deben mantenidas para que las necesidades especificadas al inicio del desarrollo sigan en vigor y en caso de que estás se hayan modificado adaptar la aplicación a las nuevas necesidades.

Para llevar con éxito las etapas anteriores se precisa de una gran experiencia y conocimiento a la hora de decidir que proponer al cliente y que decisiones tomar ante la lluvia de necesidades que tenga el cliente.

La situación puede empeorar cuando el cliente no conoce e ignora realmente sus necesidades y se hace evidente el hecho de disponer de un consultor con experiencia para analizar la situación.

Un aspecto casi vital que se debe tener en cuenta en las primeras etapas de desarrollo es la escalabilidad del producto, es decir, que esfuerzo supone mantener o hacer crecer el producto en el futuro con la solución que se está ofreciendo como válida.

En todos los casos las propuestas tanto técnicas cómo de diseño deben ser acordes con las funciones y necesidades que deben ser acometidas, de nada sirve desempeñar gran parte del presupuesto en un diseño si las necesidades no están bien definidas y los objetivos quedan desdibujados. A grandes trechos un desarrollo web debe suponer un estudio tanto de necesidades, funcionalidades requeridas y de proyección de futuro para poder afrontar los retos del futuro.

Dejar un comentario

*